Pequeños placeres

Juan Delgado


Pequeños placeres que da la vida

Tenemos la mala costumbre de “correr por la vida” y de no tener tiempo para disfrutar o no saber apreciar de las pequeñas cosas, hechos, situaciones, conversaciones, lugares, etc. que nos brinda esta maravillosa vida.

No estoy hablando de realizar un viaje al sitio más maravillo de la tierra o tener la casa más maravillosa o un trabajo perfecto… ¡no! Debemos pararnos un momento y poder apreciar/degustar de las cosas más sencillas como por ejemplo tomarte un vaso se sangría en una noche perfecta de verano en presencia de una buena compañía en una terraza de la plaza mayor con unas vistas maravillosas de tu ciudad y de la gente sonriendo, hablado y riendo. Pararse un momento para disfrutar del atardecer tanto en playa como en ciudad o montaña, un breve periodo de tiempo en el que el cielo adquiere unos colores espectaculares y maravillosos.

Es verdad que la vida pasa muy deprisa pero eso no quiere decir que no podamos detenernos un momento para saborear esas pequeñas cosas que pasamos por alto y nos hacen tan felices.

Comentarios

Deja tu comentario


Enviando

(*) Campos obligatorios